viernes, 15 de septiembre de 2017

¿Te siguen llamando becario/a?

Una investigadora Predoctoral difundió en Twitter un mensaje informando que un organismo de investigación seguía poniendo "Becas FPI" en su página web.
La FECYT ha reaccionado rápido y correctamente,
corrigiendo el error en la página web 


Para ser precisos, Isabel Ilzarbe (@trisquelisabel en Twitter) escribió un tuit señalando su "Sorpresa del  día: Rebuscando en webs del @FECYT_Ciencia te encuentras que a los predoc nos siguen llamando Becarios FPI", al tiempo que hacía una propuesta para cambiar esta definición en las universidades indicando que "paso a paso se pueden conseguir las cosas".

Su iniciativa ha tenido una respuesta inmediata por parte de la FECYT que ha corregido el error, algo que es de agradecer, colocando la denominación correcta Contratado predoctoral, y demostrando que efectivamente "paso a paso se pueden conseguir cosas".

Este tipo de iniciativas para pedir que se corrija o elimine la denominación de beca predoctoral viene repitiéndose a distintos niveles desde la aprobación de la Ley de la Ciencia, cuando se eliminó el viejo sistema de becas predoctorales.  Tanto los propios predoctorales de manera individual como las Plataformas que los agrupan (como la PDDI-UR que presentó una petición de este tipo a la Universidad de La Rioja), pasando por la FJI o CCOO, llevamos más de cinco años explicando que ahora las investigadoras e investigadores predoctorales tienen contratos y, por lo tanto, derechos laborales. Por eso, emplear el término adecuado de contratado predoctoral es una parte importante en la lucha por ese reconocimiento de derechos.

Parte del "hilo" en la iniciativa de @trisquelisabel
Nosotros queremos recoger la propuesta que ha lanzado Isabel Ilzarbe y la PDDI-UR para extenderla a todas las universidades y OPIs, promoviendo cambios en la denominación incorrecta que aún se mantiene a nivel institucional y, paralelamente, eliminar esa denominación o concepto también a nivel coloquial. ¡Porque ya no somos becarios/as y tenemos los mismos derechos laborales que el resto del personal contratado!

Como siempre proponemos que esta actividad se desarrolle de forma unitaria, para que todas las plataformas, asambleas y sindicatos puedan presentar escritos en universidades y organismos de investigación pidiendo la corrección. Labor que requiere la colaboración del colectivo predoctoral para detectar quien y donde mantiene la denominación de beca predoctoral.

Pueden hacer llegar esa información a cualquiera de las Plataformas de dignidad predoctoral, a las organizaciones de jóvenes investigadores o de defensa de la investigación y la Ciencia, así como a los sindicatos para que lo difundan. De manera que podamos pedir formalmente al organismo afectado que corrija el error y hacer un seguimiento.

A CCOO nos lo pueden enviar a este mismo blog (insertando un comentario al pié de esta noticia incluso como anónimo para quien no desee identificarse) o a nuestra cuenta de Twitter: @ccooprecarios .


8 comentarios:

  1. La campaña que se promueve para que las universidades y organismos de investigación dejen de utilizar la denominación de "becario/a" para referirse al personal predoctoral contratado, es una buena oportunidad de consolidar el movimiento reivindicativo de este colectivo después de las protestas para rectificar el cambio de Claves en los contratos predoctorales.

    Una nueva movilización reivindicativa para que se utilice la denominación correcta (contrato y no beca) refleja un paso mas para exigir sus derechos laborales, y además será un buen impulso para preparar las negociaciones del Estatuto del Personal Investigador en Formación (EPIF) que comenzarán en breve.

    La Iniciativa de la Plataforma PDDI_UR pidiendo a la Universidad de La Rioja que rectifique el término de beca predoctoral y la reciente petición que Isabel Ilzarbe hizo, con éxito, para que la FECYT corrigiera una página web por las mismas razones son el comienzo de una reivindicación que necesita apoyos y colaboración para extenderse a todas las universidades y OPIs.

    La pregunta que lanza CCOO[P]recarios en su cuenta de Twitter es oportuna: ¿Quién se anima a seguir?

    Si conoces alguna universidad que en su documentación o páginas web siga denominando becarios/as al personal investigador predoctoral, envía un comentario a este mismo blog o a las cuentas de Twitter de las Plataformas predoctorales, organizaciones de jóvenes investigadores o sindicatos para que podamos actuar.

    ResponderEliminar
  2. Preferiría que los esfuerzos se encaminasen a que una beca finalizada la beca/contrato de muchas universidades, tuvieras derecho a indemnización por finalización de contrato, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, en cierta forma estoy de acuerdo con el comentario de cienciasycosas.com . A mi, por ejemplo, me ha pasado que después de un mes de embarque no me reconocieron ningún derecho a recuperar los fines de semana mientras que a los técnicos del barco si se los daban e incluso cobraban cierta compensación.

      Sin embargo he de reconocer que todo el mundo te llama becario. A mi, que tengo un contrato postdoc en un proyecto todavía me siguen diciendo becario.

      Eliminar
    2. En ello estamos también. La negociación del EPIF está a punto de empezar, y el derecho a indemnización es uno de los puntos más importantes. No perdemos de vista lo más importante, pero dedicamos también tiempo a otros aspectos que pueden hacer que el colectivo tome conciencia de su posición real y pase a movilizarse.

      Eliminar
    3. Después de las protestas por el cambio de Clave en los contratos Predoctorales ha habido un medio parón, que se ha acentuado durante el verano. Lanzar este tema reivindicando que "no somos becarios" sirve para volver a lanzar el debate sobre los derechos laborales del colectivo predoctoral, algo que sirve para mejorar la toma de conciencia tal y como dice Isabel.

      Eliminar
    4. Buenas tardes. En mi caso, con un contrato postdoc (convocatoria propia de la ULPGC 2013), nos siguen llamando becarios de forma generalizada. Incluso a un compañero que tiene un contrato Ramón y Cajal lo colocaron dentro de la "categoría" de becarios cuando nos invitaron a formar parte del Consejo de Departamento con voz pero sin voto.Un Ramón y Cajal ni más ni menos. Tal y como he discutido en alguna otra ocasión, la figura del "fellowship" más allá de nuestras fronteras (especialmente en los países anglosajones) parece ser respetada, mientras que en nuestro país (al menos en lo que yo he observado a lo largo de mi experiencia profesional), la figura es subalterna. Incluso he llegado a tener algún problema por el uso peyorativo de la figura. Estoy de acuerdo en que nuestros problemas van mucho más allá de la semántica, pero estas acciones cotidianas (al igual que sucede con los micromachismos) acaban sustanciando y perpetuando situaciones poco deseables. Que a los que formamos parte del PDI de una universidad con contratos a TC nos digan "los becarios" en lugar de investigadores predoctorales (PH.D. Candidates o como se diga...) o postdoc se convierte en una suerte de estribillo con el que señalar a un colectivo cuyos derechos laborales hay que seguir reclamando cada día. Estoy de acuerdo con que esto puede servir de "calentamiento" para acciones futuras, que también deberían dirigirse hacia la creación de un frente común contra la utilización perversa y torticera del profesorado ATP en nuestras Facultades. Ese hecho -no menor- sí que está produciendo efectos perniciosos a nivel individual y colectivo, empobreciendo a los trabajadores y debilitando las infraestructuras de investigación de nuestro país. Todo está relacionado...al menos eso me parece a mí. Saludos.

      Eliminar
  3. En la UNED también he encontrado esta denominación en varias ocasiones(acceso a sistema, etc); cuando he sabido cómo, he pedido el cambio.
    El término becario/a tienen asociadas muchas connotaciones, así que aunque solo tenga implicaciones simbólicas, me parece una buena iniciativa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irina, se trata de ir cambiando las cosas aunque sea poco a poco.

      Un saludo

      Eliminar